Prepara la mejor salsa de tomate casera

Cuando dicen salsa de tomate casera, se me vienen a la mente tres palabras: clásica, sencilla y versátil… Y cómo no, es protagonista en incontables recetas y su sabor es inconfundible. Aporta el contraste perfecto entre jugosidad y sazón.

Al ingrediente principal lo acompañan la cebolla, el ajo, la sal y por supuesto, el aceite de oliva. Sin embargo, su éxito a nivel mundial la ha hecho merecedora de varias versiones, por ejemplo, en México, incorporan chiles, cilantro y limón. En Grecia, le agregan canela y otras especies propias de esa tierra.

Lo cierto es que las versiones caseras no se quedan atrás en sabor. Nos permiten sacarle el máximo partido al tomate y son mucho más sanas y además, tienen un sabor único. Su elaboración es sencilla y los ingredientes siempre están en la cocina.

Te interesa: Por estas razones el tomate es mi aliado en la cocina

cocinillas 283989615 116485098

La elección de los ingredientes

Como les dije antes, existen muchas versiones de esta salsa, pero en este post, me enfocaré de la tradicional, esa que podemos hacer en casa para una comida en familia.

Toda nuestra atención debe estar puesta en los tomates. Es importante que tengan un buen grado de maduración, pues de eso depende el resultado final. Tienen que estar bien maduros porque así hay más contenido de carne y agua, lo que conlleva que la salsa quede mucho más jugosa.

Además, proporcionan un gusto mucho más dulce. Así evitamos tener que rectificar el sabor ácido con edulcorantes alternativos.

Lee también: Corta, limpia y pela tus tomates de la manera más fácil

En el supermercado podemos encontrar gran variedad de tomates, pero procura comprar el tipo pera o el corazón de buey, porque son los que tienen más pulpa y son más jugosos. La salsa nos lo agradecerá.

Respecto al corte de los tomates, tenemos varias alternativas, todo depende de la textura que queramos al final. Si los agregamos enteros, necesitarán más tiempo de cocinado y obtendremos una salsa con textura áspera y un tono rojizo apagado.

Si los troceamos, tardarán menos en hacerse y la textura final será muy tosca y tendrá tropezones de tomate. La mejor opción siempre será triturarlos, así nuestra salsa quedará fina y elegante.

salsa tomate casera1

Consejos finales

Recuerda que la salsa de tomate no requiere de harina ni ningún otro espesante. Tenemos que lograr que se reduzca por sí misma, adquiriendo consistencia mientras la cocinamos. En caso de que queramos potenciar o enriquecer el sabor y aumentar espesor, podemos agregarle tomate concentrado.

Lo ideal para conseguir una salsa sabrosa es incluir tomates de la temporada. En caso contrario, tendrán un sabor más ácido.

el tomote es una fruta2

Como ves, el truco está en saber elegir los tomates… ¿Qué te parecieron los consejos?

¿No tienes una cuenta? Adquiere tu membresía aqui