Las emociones que tenemos al ponernos a dieta

Cuando nos ponemos a dieta no sólo cambiamos nuestra figura, sino que también tenemos cambios emocionales que son importantes controlarlos, pero primero, hay que saber identificarlos.

A más de uno le ha pasado que, al empezar un régimen alimenticio distinto al que llevamos, tenemos ciertos sentimientos difíciles de sobrellevar y que a veces nos hacen querer romper la dieta y olvidar la razón por la que empezamos. Así que estos tips te ayudarán a detectar esas emociones antes de que sea muy tarde.

Euforia

adult background beard 941693

Entrar en un estado de euforia es de lo más común que le pude pasar a alguien que está empezando una dieta. Empiezan muy animados y optimista porque visualizan ese resultado que tanto quieren.

El problema llega cuando este sentimiento de felicidad es tan grande que empiezan a pesarse en la báscula muy a menudo, tomar productos que dicen ser milagrosos que, a fin de cuentas, pueden perjudicar el organismo.

Ansiedad

pexels photo 236151

Cuando te limitas a ingerir comida chatarra, dulces, gaseosas y otras comidas adictivas, es cuando tu cuerpo más lo quiere, es perfectamente normal y hay que tratar de controlarlo. Pero uno de las cosas más importantes a identificar es la diferencia entre hambre y ansiedad.

Cuando tienes hambre, puedes comer cosas sanas y saciar la necesidad. Pero la ansiedad va más allá de eso cuando tienes ganas de comer cosas que no están en tu dieta.

Desesperación

pexels photo 1134204

Al ver que los resultados no llegan de un día para otro y que el proceso puede tardar hasta meses en notarse, la sensación de lentitud y de poco progreso suele invadirnos. Rebajar los kilos que quieres no pasará de la noche a la mañana, es lento y desesperante.

Hay que tomar en cuenta que esos kilos que tienes demás tampoco llegaron tan rápido que digamos, ¡así que paciencia!

Mal humor

gabriel matula 300398 unsplash

Una vez que empezamos la dieta y tenemos que comer una cantidad exacta y limitada de alimentos, puedes sentir mal humor, irritación y en algunos casos depresión.

Todo esto depende del tipo de dieta que lleves, en caso de ser una muy estricta y cambiante a tu rutina alimenticia, puedes sentirte irritado en ciertas ocasiones.

Si te sientes de esta manera, lo mejor sería consumir Omega 3 (puede encontrarse en los pescados y mariscos), dulces y carbohidratos, pero sin golosinas, sino frutas y carbohidratos complejos.

Culpabilidad

alone boy child 256658

Los excesos son malos, tanto de dieta, como de mala alimentación. Si un día no aguantaste y te comiste ese chocolate que tenías guardado o esa hamburguesa que tanto querías, ¡no te preocupes! Sigue adelante.

Muchos al tener ese cheat meal sienten culpa y olvidan la dieta por haberse comido algo fuera de ella. Hay que tener constancia y seguir a pesar de haber pecado.

Alegría

pexels photo 1236678

Cuando por fin tras varias semanas de dieta y cambios vemos que la ropa ahora te queda, te ves mejor en el espejo y en la báscula, sentimos una alegría inmensa. Pero como no todo puede ser tan bueno, es esencial no dejarnos llevar por esta emoción y seguir con la dieta, tomándolo como un cambio de hábito permanente.

Ahora que ya sabes que es lo que piensas, falta que empieces la dieta. Si quieres comer como todo un  chef y bajar de peso, descarga mi ebook “7 días comiendo como un chef” y obtén todas las recetas.

 

¿No tienes una cuenta? Adquiere tu membresía aqui